Seguidores

domingo, 2 de octubre de 2011

Mi corazon mi enemigo, al que buscar solución...

Un poco de anestesiante para este cuerpo cansado de tantos tropiezos, rodeado de bastardos que nunca se preocuparon ni lo harán, solo por sus sucios ombligos. Muchas personas pasan, te hacen sentir vivo, incluso te hacen creer pensar que puedes ser feliz y estar contento, sentir miedo, frió, escalofríos, hormigueo, seguridad, en definitiva muchas sensaciones que al fin y al cabo son solo mas que momentos de tu vida que tarde o temprano olvidaras, por saber que las personas que te acompañan no son para siempre.


Quien hay bajo esas capuchas escondidos
fingiendo ser tus amigos buscan verte herido
sin saber que si quiero los derribo
con el apoyo de los que caminan conmigo
si sigo en pie dime quien a perdido
si pese a cada golpe recibido, sigo
perdono pero no olvido
que juraste ser mi hermano y jamas pude contar contigo


Es absurdo decir que te sientes en una sociedad con tantas posibilidades de comunicación como esta, pero así es. El intentar romper con el aburrimiento y querer salir acompañado a la calle para pasar un día mas, y no conseguirlo, no puede ser por otra cosa, en momentos así pienso en que en realidad, siempre he estado así, pero en la vida las personas estamos obligados a engañarnos, fingir sonrisas cuando en realidad no tienes ganas de hacerlo, eso no quiere decir que todos finjamos. Mentirnos con el fin de intentar ser feliz, que es en eso en lo que se basa la existencia, ser feliz para que tu existencia no sea desagradable, lo hacen todos, incluso los que te dicen que no lo hacen....

Putas a espaldas hablan mal de mi como sin parar como loros, pero que quieren criticarme si ya se que yo soy mi peor defecto, muchas veces desearía no haber nacido, no sentir nada, no pensar, no quedarme quieto impotente sin poder hacer nada.
En realidad mi situación es muy dura, la vida no sonríe a todos por igual y yo no me considero afortunado por nada, por eso mismo, porque no tengo nada.

Todos acabamos bajo tierra privados de un mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario